2 personas perdieron la vida en un accidente de tráfico en la C-17

Dos muertos en un accidente entre un microbús y un coche en la C-17.

Dos muertos al accidentarse un microbús en la C-17 en La Garriga / CRISTINA caldera.

Domingo negro en la C-17. Dos personas mayores murieron ayer en un accidente entre un vehículo y un microbús en esta carretera que une el área metropolitana de Barcelona con Vic y Ripoll, a la altura de la Garriga. El Servicio Catalán de Tráfico informó también de que hay 22 heridos, pero de poca gravedad y no se teme por su vida. Los heridos fueron trasladados a los hospitales de Sant Pau, del Mar, el Taulí, Granollers y Mollet.

El incidente se produjo dentro del túnel del Figaró poco antes de las seis y media de la tarde, cuando la carretera estaba mojada por la lluvia. Según explicó Jordi Costa, jefe del área de Tráfico de la región metropolitana norte de los Mossos, el coche perdió el control e impactó contra el microbús, en el que viajaban 21 personas de edad avanzada de Barcelona que regresaban de una excursión a Prats de Molló, en la Cataluña Norte.

Debido al impacto, el microbús hizo una maniobra forzada hacia la derecha, impactó contra la pared del túnel, perdió una rueda y se quedó sin dirección y sin frenos. El autobús no volcó, pero el choque contra el túnel fue bastante brusca porque un hombre y una mujer que estaban en el lado derecho del autobús murieran al chocar.

“Un error humano”

Según dijo la alcaldesa de la Garriga, Meritxell Budó, parece que la causa del accidente habría sido un error humano del conductor del turismo. El conductor dio negativo en las pruebas de drogas y alcoholemia.

En todo caso, el consejero del Interior, Jordi Jané, explicó que el accidente no habría tenido estas “fatales consecuencias” si hubiera pasado fuera del túnel. “Un impacto igual, si no hubiera sido dentro del túnel, tal vez no habría provocado el rozamiento, que es lo que ha provocado la muerte de las dos personas”, dijo.

El accidente, muy aparatoso, obligó a cortar la C-17 en ambos sentidos de la marcha ya movilizar un gran número de efectivos de emergencias. Hasta el lugar se trasladaron ocho patrullas de los Mossos, 12 dotaciones de los Bomberos de la Generalitat -incluido el helicóptero medicalizado con GEM (Grupo de Emergencias Médicas) -, además de ocho ambulancias, dos helicópteros medicalizados y dos mandos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM).

En cuanto a la afectación viaria, la carretera estuvo cortada cerca de una hora. Después se pudo abrir un carril en sentido Vic y habilitar desvíos por dentro del Figaró en sentido Barcelona. En sentido sur, hubo más de once kilómetros de cola.

La siniestralidad en la C-17 es una problemática que hace años que se arrastra. El mismo consejero Sánchez admitió ayer que se trata de una vía “siempre muy complicada”. De hecho, la plataforma vecinal Stop Accidentes C-17 ya ha cortado alguna vez la carretera para exigir mejoras.

Algunas de las iniciativas están ya en marcha, como la renovación del pavimento entre Paredes y la Garriga. En este trozo, sin embargo, no se incluye el túnel donde se produjo el accidente ayer, que en cambio sí se renovará en una segunda fase que comenzará en las próximas semanas.

Entre la Garriga y Centelles se prevé realizar trabajos de tratamiento con pavimento antideslizante, reforzar el firme y mejorar la señalización, el drenaje y las barreras de seguridad.